El agua debe estar justo por debajo del punto de ebullición, basta con hervir el agua y esperar unos segundos a que se enfríe ligeramente.