Lo ideal es que el saquito de té esté sumergido en la tetera durante 3’ y, si se prepara en la taza, 1’ y medio.